Consideraciones a la hora de contratar un hosting

La decisión de contratar un servicio de hosting es una tarea a la que hemos de dedicar un tiempo para estudiar las distintas opciones y seleccionar la más adecuada para evitar problemas futuros y no desembolsar un dinero extra en este servicio.

No está de más diferenciar un hosting de un dominio. Un dominio es el “parking” físico de una dirección de internet, mientras que un hosting comprende el espacio y toda la infraestructura para que un sitio web funcione correctamente, con o sin dominio asociado.

¿Qué tipo de hosting existen?

Existen principalmente tres tipos de servicios de alojamiento web:

  • Virtual Private Server, o en castellano, Servidor Privado Virtual. Consiste en la virtualización de un servidor del que haremos uso en exclusiva, sin tener que compartir recursos. En un VPS el control es prácticamente absoluto, pudiendo instalar o desinstalar software según las necesidades.
  • Servidor Dedicado. Se pone a disposición una máquina física exclusiva para proveer alojamiento web. Similar a un VPS pero los recursos son físicos, no están virtualizados.
  • Servidor Compartido. Un mismo servidor aloja un número indeterminado de sitios web, los cuales comparten recursos.

En el mercado las opciones más comunes que vamos a encontrar son VPS y servidor compartido. A menos que trabajemos con un sitio web que por los recursos, la seguridad o estabilidad que necesita requiera un VPS, la opción más usual es contratar un servidor compartido, aparte de ser la opción más económica.

Un VPS y un Servidor Dedicado no tienen tantas limitaciones en cuanto a recursos como las que puede presentar un Servidor Compartido.

Se pueden instalar o desinstalar paquetes de software en función de las necesidades, seleccionar el gestor de bases de datos que se desee y crear un número prácticamente ilimitado de bases de datos.

¿Qué tipo de recursos podemos encontrar asociados a un hosting?

  • Espacio asignado al sitio web.
  • Si vamos a realizar una web estática y sin interacciones del lado del servidor, es un recurso que no necesitamos, aunque hoy día es casi esencial. Indispensable si vamos a realizar la instalación de algún CMS (WordPress, Drupal, Yii o algún otro)
  • Bases de datos. Lo más común es encontrar alojamientos web que utilicen como sistema de gestión de bases de datos MySQL, aunque se pueden encontrar de manera minoritaria proveedores hosting que ofrezcan InnoDB, MariaDB u otro gestor SQL.
  • Ancho de banda. Limitación en cuanto al tráfico de datos que variará según el plan de hosting seleccionado.
  • Cuentas FTP. Número de cuentas que se pueden crear para este protocolo de transferencia de archivos y que permite cargar la web.
  • Otros servicios, como cuentas de correo

¿Qué se debe tener en cuenta para cada uno de los recursos?

  • Si el sitio web que se va alojar cuenta con gran cantidad de archivos multimedia, será necesario un espacio en disco relativamente alto. Para una web normal con un gestor de contenidos un espacio de 1Gb es más que suficiente.
  • La versión de PHP que se proporciona debe ser compatible con el sitio web. WordPress 4.1 necesita como mínimo disponer de PHP 5.2.4. Igualmente, se ha de comprobar si es necesario algún módulo o componente extra de PHP.
  • Número de bases de datos necesarias. Para el desarrollo de una web a través de un CMS, normalmente se requiere una base de datos por cada instalación que se realice. Así mismo, se debe comprobar que el gestor que se proporciona es compatible. WordPress 4.1 necesita de MySQL 5.0 o superior para funcionar.
  • El ancho de banda es un factor bastante variable en función de las visitas que se prevean va a tener el sitio web y el tamaño de los archivos de la misma. Una web con gran cantidad de material multimedia (imágenes, audio o vídeo) o un alto número de visitas mensuales requerirá un ancho de banda mayor que una web con más cantidad de texto o un número de visitas relativamente bajo.
  • Para el acceso FTP, es recomendable disponer de más de una cuenta. Una de ellas para realizar labores administrativas y otra por si de manera puntual hemos de otorgar acceso a algún usuario.
  • El resto de servicios dependerá de las necesidades. Así pues, puede que no se quiera o no se necesite correo, o puede que se desee asignar una dirección de correo corporativo a cada empleado de la empresa para quien se está desarrollando el sitio web.

Aparte de todo esto, quedan una serie de parámetros que no serán analizados. La reputación del proveedor, el servicio de atención al cliente, el entorno de administración o la propia experiencia son factores subjetivos que pueden (y de hecho lo hacen) influir en la decisión final.

Sobre el autor

Samuel E. Cerezo - Desarrollador web en bilnea, administrador de sistemas y consultor informático. Cocinando webs de autor para los paladares y teclados más exquisitos. Consultor informático, resolución hoy de problemas del mañana.

¿Te ha parecido interesante? ¿Quieres recibir más artículos como éste?

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe en tu email todos los artículos que publiquemos en nuestro blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *